Una gran cantidad de enfermedades, por no decir, casi todas, se producen por las emociones mal gestionadas a raíz de traumas infantiles, situaciones de abuso, rechazo, adicciones o abandono en la niñez, en la adolescencia o en la vida adulta. Nuestras células están estresadas y por eso nos enfermamos.

La medicina tradicional se centra en curar los síntomas, cosa que está bien pero el asunto es ir a la causa del problema, al origen, sino se seguirá repitiendo una y otra vez, y con el tiempo, los síntomas serán más agudos. Nadie nos enseñó desde que éramos pequeñ@s a gestionar nuestras emociones; ni nuestros padres, ni nuestros familiares, ni en el colegio, ni la sociedad, por lo tanto, no tenemos las habilidades ni las competencias creadas e “instaladas” en nuestro “disco duro” para, ante una crisis, reaccionar de la manera más efectiva, para nosotros y para los que nos rodean y así obtener como resultado el logro de nuestros objetivos y sentir bienestar.

El concepto de “Inteligencia Emocional” apenas nació en 1995, cuando se editó el libro en inglés, con este nombre, escrito por Daniel Goleman, y en español fue editado en el año 2009, es decir, que es bastante reciente.

En este libro nos habla Goleman de qué es la “Inteligencia Emocional” y cómo crear “Competencias emocionales”, y nos dice que: “La Inteligencia emocional es la capacidad de conocer y controlar emociones propias o ajenas, con el fin de obtener determinados resultados”. También nos dice que: “Es la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales en uno mismo y en los demás”.

En otros libros nos dicen que la inteligencia emocional es el arte de combinar la inteligencia intrapersonal (conciencia de mi mism@) con la inteligencia interpersonal (conciencia de mi relación con el otro), que vienen de la “Teoría de las inteligencias múltiples”, sobre las cuales escribió en 1983, Howard Gardner, como un modelo de concepción de la mente.

Ante todo, esto, podemos sacar como conclusión, que la gestión efectiva de nuestras emociones ante una pérdida o ante una crisis como la que estamos viviendo a nivel mundial, es la clave para lograr salir airosos de todo esto, ya que nos ha afectado a nivel de salud, a nivel económico y a nivel de la manera de relacionarnos.

A continuación, les comparto 5 pasos de cómo gestionar sus emociones efectivamente:

  1. Tomar conciencia de lo que sientes ahora, puedes tener una agenda y anotar todos los días tus estados de ánimo. Reconocerlos y sentirlos. Vivir el hoy.
  2. Abrazar las emociones que emergen. Para mí la respiración consciente es la clave para sentirlas, identificarlas y luego armonizarlas.
  3. Mantenerte motivad@ con lo nuevo que deseas crear. Tener optimismo, fe y esperanza, de que esta situación también pasará; y proponerte cada día cumplir con pequeñas metas, pequeños proyectos, que te apoyen a vivir “un día a la vez”, a perseverar, aunque no observes resultados inmediatos, sentir ese impulso de vida, ese deseo de seguir adelante, de lograr lo que te apasiona y volverle a dar sentido a tu vida.
  4. Empatía. Mientras más reconoces tus estados emocionales, más habilidad tienes para reconocer los estados emocionales de las personas que te rodean, esto te permitirá reaccionar de manera adecuada ante cualquier crisis en la relación. De una forma proactiva y no de reactiva e impulsiva.
  5. Inteligencia social. Practicando tendrás la capacidad de saber gestionar la forma de relacionarte con los demás y seguir desarrollando tus habilidades sociales.

Practicando estos 5 pasos, cada día, verás que irá aumentando tu energía vital y tu entusiasmo, se irá calmando tu ansiedad, o tu ira, o tu tristeza y, poco a poco, cultivando tu optimismo y tu esperanza, lograrás manejar bien tus emociones y te sentirás en salud y bienestar para accionar en positivo tus proyectos en el camino hacia tu éxito.

Pin It on Pinterest